Dulces Menorquines

La repostería menorquina es sin duda tan rica como la cultura de la isla.

Los pastissets y las trenzas son pequeñas pastas dulces que hay que probar antes de dejar Menorca, al igual que los carquinyols, hechos a base de almendras.

La ensaïmada menorquina es uno de los productos más populares de la isla. Una vez hecha la masa, el proceso es sencillo: la pasta se parte en piezas, se deja en reposo y artesanalmente se hace el rollo que le da la forma típica al dulce.

Aunque sencilla, la ensaïmada es uno de los dulces más extendidos en la cultura menorquina y suele comerse en fiestas acompañada de chocolate caliente.

Los carquinyols, como la ensaïmada o los pastissets, se comen como postre o como capricho, a cualquier hora del día. Cualquier menorquín los conoce, y los más mañosos, los hacen en sus casas.