El puerto de Mahón

El puerto de Mao es un reflejo de las diferentes fases de dominio extranjero en la historia de Menorca, la mas compleja de todo el archipiélago Balear. Los restos del castillo de San Felipe, la fortaleza de la Mola y el antiguo hospital de El Llatzeret hablan de otros tiempos.

El castillo de San Felipe, obra del ingeniero italiano Gianbattista Calvi, se encuentra en la orilla sur de la bocana del puerto de Maó. Fue levantado a mediados del siglo XVI por orden de Felipe II, después del ataque de Barba Roja. Se trataba de un castillo con cuatro baluartes rodeados por un estrecho y profundo foso excavado en la piedra. Los ingleses lo conquistaron en 1708 y con la firma del Tratado de Utrecht, en 1713, lo ampliaron y dotaron de un carácter aún más defensivo. Junto al castillo creció el Arrabal, barrio que fue empleado por las tropas francesas en 1756 para tomarlo por asalto. La dominación gala duró pocos años, pues en 1763 la isla pasó de nuevo a manos inglesas hasta 1781.

En 1782 el castillo volvió a ser protagonista de la historia al producirse aquí el asedio español, que consiguió recuperar la isla después de más de medio siglo en manos ajenas. Carlos III ordenó su demolición y ahora solo quedan ruinas, aunque desde el aire su silueta se observa perfectamente. Concertando una cita se pueden visitar los túneles y una batería de cañones del siglo XVIII, además de restos de los muros del Castillo San Felipe.

El puerto que ha soportado tantas invasiones, es escenario de una parte de las memorias escritas por el almirante Nelson durante su retiro en Menorca.

Para ver el castillo de San Felipe hay que concertar cita.

Duración: 2´33 min.